Alimentacion Hipotoxica

 

Que tu alimento sea tu medicina

Aconsejaba Hipócrita en el siglo IV, una intuición de los ancianos que los médicos modernos demuestran ahora científicamente. Una idea muy simple, algo evidente, tenemos que echar la gasolina adecuada para que el motor funcione bien. Con una alimentación adecuada, nuestro cuerpo funcionara correctamente.

Entre otros nutricionistas y después de años de experiencias, el Doctor Seignalet, frente a la incapacidad de la medicina moderna de encontrar la causa de la mayoridad de las enfermedades y de curarlas, decidió investigar sobre la relación entre la nutrición y las enfermedades. Su conclusión es impresionante, “el ensuciamiento de las células es la causa principal de las enfermedades reumatológicas, neuropsiquiátricas  y autoinmunes”.

 

Este ensuciamiento proviene de la alimentación actual.

 

Descubrió que había un punto común entre una esclerosis múltiple, el autismo, una poli artritis, ENTRE OTRAS ENFERMEDADES el hecho que con un cambio de alimentación los síntomas disminuyen, incluso pueden desaparecer.
El Doctor Seignalet propuso a sus pacientes de eliminar algunos productos. Si siguen la dieta los síntomas, los dolores desaparecen. Su libro “alimentación, tercera medicina” relata todas sus experiencias y resultados y describe la dieta hipotóxica quien ha dado estos resultados.

 

Una alimentación sana nos facilita un buen estado de salud.

Es decir que nos alimentémonos no solamente por el placer o por el hambre, los alimentos nos permiten renovar nuestras células, mantener en buen estado nuestros órganos, darnos energía.

 

Esto lo sabemos pero a la hora de comer lo olvidémonos a la hora de comprar nuestros alimentos o de comer estamos muy lejos de dar la importancia que tiene la alimentación.
¿Que pasa con la alimentación actual?

Nuestros hábitos alimenticios han cambiado totalmente, actualmente en los países desarrollados ya no se muere de hambre pero la profusión o la calidad de los alimentos provoca otros trastornos. Los alimentos han vuelto tóxicos.
Hemos modificado los alimentos por las nuevas técnicas de agricultura y ganadería, la introducción de pesticidas y conservantes, pero nuestras enzimas están adaptadas a una alimentación natural ancestral y no lo están a las moléculas antinaturales que ingerimos actualmente. Las enzimas de nuestro tracto digestivo no reconocen estas moléculas ?extraterrestres? y son incapaces de romperlas, estas macromoléculas pueden pasar a través de la pared del intestino delgado e instalarse en los órganos y las articulaciones, y dar lugar a lo que el Doctor Seignalet llama “el ensuciamiento celular”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*