Como era en un principio

Jóvenes madres zamoranas se preparan para un parto natural

06.07.2008 | 00:00

El fisioterapeuta, Juan Calvo Pedrón, dirige las clases. El fisioterapeuta, Juan Calvo Pedrón, dirige las clases. Foto Emilio Fraile.

El miedo al parto es un sentimiento que casi todas las embarazadas sufren alguna vez. En el curso de parto natural, impartido por el fisioterapeuta zamorano Juan Calvo, se intenta facilitar el nacimiento natural en pareja, educando y tomando conciencia del cuerpo de la mujer para intentar minimizar el dolor del nacimiento

ALBA PÉREZ PUGA. Dudas, ilusión y muchísimas ganas de que se pasen los 9 meses cuanto antes. La sala blanca acoge a las embarazadas y las concentra en lo que han venido a hacer, prepararse para tener un parto lo más natural posible. La armonía tan sólo se rompe con las pelotas de colores que se utilizarán para algunos de los ejercicios. Las experiencias se comparten y la duda allí no tiene cabida, a pesar de ser primerizas no se respira la intranquilidad por ningún lado, la voz del fisioterapeuta tranquiliza y estimula a las futuras mamás.
«Coge la pelota y colócala por donde creas que va a nacer el niño, ¿sientes el hueco que deja la pelota? Por ahí nacerá el niño», esta es la primera lección del curso de parto natural, es la toma de conciencia pélvica de las embarazadas. Juan Calvo Pedrón, fisioterapeuta especializado en gimnasia abdominal hipopresiva, ayuda a las madres a facilitar el embarazo y el nacimiento natural en pareja. Juan Calvo, más conocido por Tomillo, es zamorano de nacimiento aunque estudió en Barcelona y lleva ya dos años poniendo en práctica sus técnicas en Zamora. «Estudié fisioterapia y a realicé un máster de Cadenas Musculares donde recibimos un seminario de Gimnasia Abdominal Hipopresiva, esas técnicas fueron creadas por un fisioterapeuta belga, Marcel Caufriez, y son muy diferentes a la preparación normal, lo que hacen es que aumentan la potencia de las contracciones del útero, ya que como decía mi profesor el útero es el motor del parto», explica Tomillo.
Las técnicas de preparación al parto natural ayudan a la pareja a involucrarse y eliminar el miedo irracional de la mujer ante el nacimiento. Partiendo de la realidad, es decir que el alumbramiento conlleva un dolor, estás técnicas intentan minimizarlo lo máximo posible. «Lo que intentamos es positivizar la situación ya que lo más importante para un buen parto es la motivación y concentración de la madre, si se realiza un buen nacimiento se evitan problemas posteriores, porque es tan importante la preparación como la recuperación», cuenta Juan Calvo. « Si todo va bien lo ideal sería no intervenir en el alumbramiento. Para que las mujeres estén preparadas realizamos juegos de rol, es decir, nos imaginamos situaciones reales y las representamos para que cuando llegue el momento los nervios no jueguen una mala pasada», añade el fisioterapeuta.
Uno de los ejercicios que se realizan es la repetición continuada del sonido de la “o”, esto relaja a las embarazadas y las concentra en el bebé.
José Carlos López es matrona en el hospital universitario 12 de Octubre de Madrid y lleva un par de días en el curso con su mujer Mónica Martín. «Este sonido se asemeja al que hacen de forma natural las embarazadas cuando van a dar a luz, es una forma de concentrarse en todo lo que les está ocurriendo», cuenta José Carlos López. «Nos apuntamos a este curso porque quería aprender unos ejercicios que pueda realizar luego en mi casa, ya que vivimos en Madrid, conocía a una de las madres que lo había probado y me dijo que le había ayudado mucho», explica Mónica Martín.
Lara Rodríguez Crespo estuvo realizando durante cuatro meses los ejercicios de preparación al parto, ahora está haciendo la gimnasia abdominal para recuperarse correctamente. Coge a su bebé, Lorenzo, en brazos con una delicadeza extrema y dice que cree que el niño ha estado muy influido por los ejercicios previos al parto. «Se movía muchísimo y cuando le hacíamos la “o”, se tranquilizaba. Todavía, ahora cuando está inquieto se la hacemos y reconoce a su padre por el sonido de su voz», explica la mamá.
En realidad los ejercicios que se llevan a cabo no sólo ayudan a la madre sino que el niño percibirá el sistema emocional. «El bebé no nace al noveno mes sino que su sistema cerebral se está formando varios meses antes, estos ejercicios ayudan a estimular al niño. Hay estudios realizados que demuestran que una buena estimulación preparto hace que el bebé se desarrolle mucho mejor», cuenta Tomillo.
Entre los objetos que utilizan para las actividades que realizan en el curso, se encuentran unas pelotas de gran tamaño que ayudan a las embarazadas a sentirse más cómodas y mantener una postura correcta. Rocío Vega fue la primera embarazada en conseguir introducir la pelota en el hospital, aunque a otras madres les ha resultado imposible. «Me pusieron muchísimas pegas, ya que las enfermeras no entendían que hacía en el ascensor con una pelota, a pesar de que solamente estuve un mes en el curso los ejercicios me sirvieron bastante», dice Rocío Vega. «Da igual lo que te digan, hasta que no tomas conciencia pélvica y sientes los ejercicios en tu cuerpo no te tranquilizas, cuando las enfermeras me decían que empujase si no lo hubiera practicado con Juan me hubiera resultado imposible», añade Vega.
Los ejercicios de preparación al parto deberán continuar tras éste para una correcta recuperación, que se puede realizar pasados un par de meses de dar a luz. Con esto se consigue prevenir la incontinencia urinaria , dolores abdominales, lumbalgias, ciáticas y otros problemas derivados del embarazo. «En conclusión la gimnasia abdominal hipopresiva sirve para prevenir problemas post parto, mediante la educación de la pareja la mujer se siente mucho más arropada, el miedo se elimina y todo el desarrollo del embarazo y nacimiento es mucho más natural», termina diciendo Juan Calvo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*