Experiencia de una Neuroanatomista, Jill Bolte Taylor neuróloga

   “UN  ATAQUE  DE  LUCIDEZ”

Jill Bolte Taylor era una acreditada neuróloga (neuroanatomista) cuando, en 1996, a los 37 años de edad, sufrió un ictus hemorrágico en el hemisferio cerebral izquierdo, del que fue testigo consciente, con una consciencia mayor debido a su propia formación neurológica.

         Según su testimonio, vivió toda aquella experiencia –ataque, diagnóstico, intervención, recuperación posterior durante ocho años- como “una bendición” que habría de cambiar su modo de vivir y de ver la vida.

         Animada por un deseo de ayudar a quienes pueden sufrir un accidente similar, así como a los familiares o personas que les ayuden, en la actualidad se dedica a ofrecer conferencias sobre lo que fue su propia experiencia.

 

         En realidad, su motivación es más amplia: quiere animar a las personas a entrar conscientemente en contacto con el hemisferio derecho de nuestro cerebro, con nuestra “mente derecha”, para vivir de un modo más pleno, en la gratitud, la alegría y la compasión que se experimentan cuando somos capaces de vivir en el presente.

         Jill Taylor recogió esa experiencia, con lo que aprendió de ella, en un libro publicado en 2006: My Stroke of insight, que acaba de ser traducido al castellano con el título Un ataque de lucidez.

         Junto con la admiración que me despertó el modo como vivió su proceso de recuperación, me llamó mucho la atención el relato de las vivencias que tuvo durante el tiempo en que su hemisferio izquierdo fue anegado en sangre, quedando activo únicamente, en cierto modo, el derecho.

         En concreto, me parece importante su invitación a conectar voluntariamente con nuestra “mente derecha”: es lo que hacemos cada vez que venimos al momento presente, volcados en lo que hacemos, o en tiempos de silencio, practicando la meditación.

         Hasta un cierto punto, se trata de una experiencia en la que no hay “pensamiento”, pero sigue habiendo “conciencia”. Y esto me parece decisivo, si se tiene en cuenta hasta qué punto solemos vivir enredados en pensamientos sin consciencia (o rumiación). Lo que, en cualquier caso, parece claro es que, para “venir” y “permanecer” en el hemisferio derecho, necesitamos aprender a acallar la mente: de hecho, una mente silenciosa es garantía de que nos hallamos en él.

         Y como trasfondo, algo que constituye para ella una evidencia: la tremenda “plasticidad” del cerebro humano para reparar, sustituir y volver a entrenar sus circuitos neuronales. “El cerebro tiene una increíble capacidad para cambiar sus conexiones, basándose en los estímulos que le entran. Esta «plasticidad» del cerebro es la base de su capacidad para recuperar las funciones perdidas”.

         Lo que ofrezco a continuación es lo siguiente: una crónica que apareció en el diario “El Mundo”, el día 3 de junio de 2008; una serie de textos de la doctora J. Taylor, extraídos de su propio libro; y la referencia completa de este mismo libro, así como un enlace que remite a un video colgado en YouTube, con intervenciones públicas de la autora.

DE LA EMBOLIA AL NIRVANA

CARLOS FRESNEDA (Diario “EL MUNDO”, 03-06-2008)

NUEVA YORK.– Primero fue un dolor agudo en la cabeza, después la sensación de que la realidad se desdoblaba. Perdió la capacidad de leer y de interpretar los números, se le paralizó un brazo, no podía andar. Pensó que no había escapatoria, que sus minutos estaban contados. Como si fuera la última proeza de su vida, recordó a duras penas el teléfono del trabajo y alcanzó a marcar: «¡Soy Jill, necesito ayuda!». Acababa de sufrir una embolia cerebral.

Jill Bolte Taylor tenía entonces 37 años y era una prestigiosa neuróloga en el Centro de Recursos de Tejidos Cerebrales de Harvard. Había llegado a la psicología y a la biología para ahondar en la esquizofrenia de su hermano.

Conocía como pocos la anatomía del cerebro humano; había manipulado unos cuantos con sus manos. Nunca sospechó que ese conocimiento de primerísima mano le vendría de perlas para el insospechado viaje al fondo de su propia mente.

«Sufrí una hemorragia interior en el lóbulo izquierdo y en menos de cuatro horas mi mente perdió la capacidad de procesar información», recuerda. «Pero al mismo tiempo tuve la sensación de una profunda paz interior (…) No soy una autoridad en la materia, pero pienso que los budistas dirían que entré en el estado que llaman nirvana».

 

My Stroke of insight se titula el apasionante libro en el que Jill Bolte Taylor narra desde muy dentro su experiencia, que explica así: «Mientras el hemisferio izquierdo de mi cerebro perdía sus funciones analíticas, el hemisferio derecho emergió en toda su plenitud, sin inhibiciones. Es ahí donde anidan la creatividad y la sensibilidad artística. Es también de donde emanan la paz, el júbilo, la compasión y la sensación de ser uno con el universo».

Aunque tuvieron que practicarle una craneotomía y extraerle un coágulo del tamaño de una bola de golf, la neuróloga nunca perdió su recién conquistado sentido del humor: «¡Eh, doctor, tengo 37 años y estoy soltera, así que hágame el favor de no dejarme calva!».

Recuperarse física y mentalmente le llevó nada menos que ocho años. Tuvo que reaprender a sumar y restar, ejercitar con un profesor de dicción, «y volver a explorar el mundo de un modo táctil, como si fuera un niño». Le dijeron que era prácticamente imposible recuperar todas las funciones dañadas, pero ella se empeñó con la ciencia en la mano: «Si de algo estoy convencida es de la increíble plasticidad del cerebro. Nuestra materia gris es como un patio de recreo repleto de niños… Si les quitas el tobogán, los chavales encuentran enseguida otra cosa que hacer. Lo mismo pasa en el cerebro: las neuronas no pueden quedarse mucho tiempo desocupadas».

Jill Bolte Taylor no ha vuelto a su querido laboratorio de Harvard, pero ejerce ahora como profesora en la Universidad de Bloomington (Indiana) y recorre el país dando conferencias que causan una gran expectación. Más de dos millones de internautas han pinchado el vídeo con su intervención en el congreso de Tecnología, Entretenimiento y Diseño (TED). La revista Time la ha elegido entre las 100 personas más influyentes del año 2008.

 

Las reticencias iniciales de la clase científica ante el arranque místico de la  neuróloga han dejado paso a la curiosidad creciente por su experiencia, que puede ser de gran utilidad para la recuperación en casos de embolia. Jill Bolter Taylor quiere ir aún más allá e invita al común de los mortales a explorar y liberar el hemisferio derecho (considerado tradicionalmente como el lado femenino) del dominio tantas veces implacable del lóbulo izquierdo: la parte cerebral, lógica, fría, egoísta, juiciosa, analítica.

«Estoy convencida de que cuanto más tiempo pasemos funcionando en la profunda paz interior que emana del hemisferio derecho, más seremos capaces de proyectar paz en el mundo», sostiene Taylor, que se remite a los estudios sobre la meditación y los monjes tibetanos. «En la mente derecha sólo existe el presente, y es ahí donde se experimenta el gozo de vivir en el momento. El hemisferio izquierdo llega después y lo divide todo en pasado, presente y futuro».

Taylor admite sin embargo que la mente izquierda es esencial para funcionar en la vida diaria, y advierte que las conexiones entre los dos hemisferios a través del cuerpo calloso «son tan íntimas y constantes que resulta muy difícil separarlas».

Más de 40 trepidantes páginas le dedica la neuróloga a esas cuatro horas de inmersión total en el océano de la mente… «Me sentí suspendida en dos mundos, capturada entre dos planos de la realidad», concluye la neuróloga. «El infierno existía en el dolor de mi cuerpo herido y hecho un ovillo, como si fuera un feto; el cielo existía en forma de consciencia y de dicha eterna. Y a pesar de todo, en algún profundo lugar dentro de mí, había un ser jubiloso celebrando el hecho de haber sobrevivido».

 

1958: Nace en Terre Haute (Indiana). 1970: La esquizofrenia de su hermano  le lleva a interesarse por la Psicología. Se licencia en Psicología y en Biología por la Universidad de Bloomington. 1994: Directora de la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales Manhattanhenge. 1996: Sufre una embolia que le deja parcialmente paralizado el lóbulo izquierdo del cerebro. 2008: Tras su recuperación, escribe el libro ‘Un ataque de lucidez’.

 

Jill B. Taylor cuenta que vivió el “viaje hacia el abismo sin forma de una mente callada, donde la esencia de mi ser quedó envuelta en una profunda paz interior… Mi conciencia entró en una fase en la que sentía que era una con el universo”.

 

“Para la mente derecha (hemisferio derecho), no existe más tiempo que el momento presente: el ahora intemporal. Es un momento en que todo y todos estamos conectados como una sola cosa.

“El hemisferio izquierdo manifiesta ese concepto de tiempo en el que nuestros momentos se dividen en pasado, presente y futuro. Es también el centro de nuestro ego, quien define nuestro “yo”.

En este vacío de cognición superior y detalles acerca de mi vida normal [tras padecer el ictus], mi conciencia ascendió a un estado de “saberlo todo”, de “ser uno” con el universo… «¡Soy Vida! Soy un mar de agua encerrado en esta bolsa membranosa»… En lugar de un flujo continuo de experiencia que se pudiera dividir en pasado, presente y futuro, cada momento parecía existir en perfecto aislamiento… Y estando así sumida en las profundidades de la falta de temporalidad mundana, los límites de mi cuerpo terrenal se disolvieron y me fundí con el universo… Aceptada dentro de un capullo sagrado con una mente en silencio y el corazón tranquilo, sentí que la fuerza de mi energía se elevaba. Mi cuerpo cayó inerte y mi conciencia ascendió a una vibración más lenta… Sentí que mi espíritu renunciaba a su unión con este cuerpo y quedé liberada del dolor.

Me sentía como un genio liberado de su botella… Esa ausencia de límites físicos, mejor que el mejor de los placeres que podemos experimentar como seres físicos, era una beatitud gloriosa… Aquel día especial aprendí el significado de simplemente «ser»…

“Toda mi concepción del yo cambió, porque ya no me percibía a mí misma como un individuo, un sólido, una entidad con contornos que me separaban de las entidades que me rodeaban. Comprendí que en lo más elemental soy un fluido… Mi alma era tan grande como el universo y se regocijaba alegremente en un mar sin límites… En algún lugar en el fondo de mí había un ser jubiloso.

Percibía a la gente como paquetes concentrados de energía”.

[A partir de lo vivido durante la experiencia del ictus y del proceso de recuperación posterior], “la bendición que había recibido con aquella experiencia era el conocimiento de que la paz interior es accesible para cualquiera en cualquier momento… En cualquier momento podemos decidir conectar con la parte derecha de nuestro cerebro… La paz está sólo a un pensamiento de distancia, y lo único que tenemos que hacer para acceder a ella es acallar la voz de nuestra dominante mente izquierda…

“Qué maravilloso don ha sido este ataque que me ha permitido elegir y decidir quién y cómo quiero ser en el mundo. Antes del ictus, creía ser un producto de este cerebro, con un poder mínimo para decidir qué sentía o qué pensaba. Desde la hemorragia, se me han abierto los ojos a la mucha capacidad de decisión que tengo en realidad sobre lo que ocurre entre mis orejas…

“He adquirido una clara delineación de los dos personajes tan distintos que habitan en mi cráneo… Mi ataque de lucidez me hizo ver que en el núcleo de la conciencia de mi hemisferio derecho hay un personaje directamente conectado a mi sensación de profunda paz interior. Está comprometido a fondo con la expresión de la paz, amor, alegría y compasión por el mundo.

La sensación de profunda paz interior se debe a un circuito neurológico situado en nuestro cerebro derecho. Este circuito está funcionando constantemente y siempre está a nuestra disposición para conectarnos a él. La sensación de paz es algo que ocurre en el momento presente… El primer paso para experimentar la paz interior es la voluntad de estar presente en aquí y el ahora… Pero lo más importante es que nuestro deseo de paz sea más fuerte que nuestro apego al sufrimiento, nuestro ego o nuestra necesidad de tener razón. Me gusta ese antiguo dicho que reza: «¿Quieres tener razón o quieres ser feliz?»”.    

 

 

  • JILL B. TAYLOR, Un ataque de lucidez. Un viaje personal hacia la superación, Debate, Barcelona 2009, 271 pags., 21 €.

Podéis ver el relato que hace la propia Jill Bolte Taylor en cualquiera de estos dos enlaces:

http://www.youtube.com/watch?v=wsvlhmdFulU

o

http://www.ted.com/talks/jill_bolte_taylor_s_powerful_stroke_of_insight.html

Para poner subtítulos en castellano: debajo de la ventana de la película, donde dice: “subtitles available in“, seleccionar “spanish”).

Golpe en la cara cámara lenta y su efecto en el sistema fascial

Estos videos nos los han puesto Óscar Sánchez Martínez en el curso de terapia fascial para fisioterapeutas en Valladolid

El cuerpo es mayoritariamente agua y se comporta como tal ante un golpe, transmitiendo el impacto por ondas.

Cualquier caída de culo o golpe puede dejar huella el sistema fascial y tener consecuencias a corto, medio y largo plazo.

En la actualidad la investigación  en la fascia está demostrando lo que algunos osteópatas postularon hace 100 años.

El tratamiento miofascial, visceral o craneosacral pueden dar una solución a muchas alteraciones y disfunciones.

También nos pueden ayudar métodos corporales que  relajan y armonizan el sistema facial como los que impartimos en el Centro de Educación Postural  Tomillo: Gimnasia abdominal hipopresiva,eutonia, yoga,microgimnasia , marcha nórdica (nordic walking) y fascial fitness.

El segundo video es mas explicativo y muy curioso.

 

 

Etiquetado con: , , , ,

los beneficios del plátano

FASCIAL FITNESS Pandiculación: la medicina de movimiento del gato

 

Pandiculación
nombre femenino
Acción de desperezarse.
“pandiculación y bostezos frecuentes”
Definición:
Dra. Martín Ruiz
(Del latín pandiculare, extenderse.) Acción automática y forzada por medio de la cual se llevan los brazos hacia arriba, girando la cabeza y el tronco hacia atrás y alargando las piernas. Se acompaña a menudo de bostezos.

Pandiculation es la forma más fácil de restaurar la función muscular y reducir los niveles de estrés. Pero, ¿de qué se trata y cómo funciona?

Pandiculation es algo que todos sabemos, incluso si nunca has oído hablar de él. El bostezo es una pandiculación reflexiva, y es algo que todos hemos hecho innumerables veces. Usualmente percibimos que bostezar es un estiramiento, pero si lo miramos más de cerca, no es el caso. Cuando en realidad bostezo o estirar los músculos se tensan la mandíbula, el cuello, espalda superior y, a menudo los brazos y los hombros y luego liberan lentamente de nuevo. En primer lugar, los músculos se liberan y se liberan gradualmente, y eso es exactamente lo que describe la pandiculación.

Si quieres ver expertos en pandiculación real, consigue un gato. Los gatos tienen increíble agilidad, reflejos fantásticos, se puede subir en cualquier lugar, realizan posturas extrañas.

Realizan Pandiculaciones muy a menudo, y la mayoría de los animales en la naturaleza pandiculan 40-50 veces al día. Cada vez que se despiertan, están pandiculando automáticamente. ¿Por qué están haciendo esto?

Para preparar tus músculos y sistema nervioso para moverte!

No olvide que esto es solo una pandiculación: preparar los músculos para el movimiento.

Ahora tiene una pregunta clara de “¿qué?”, ​​Veamos “¿cómo?” La pandiculación comienza con una contracción libre del músculo o grupo muscular (salida motora), y la nueva información sensorial (entrada) de los receptores musculares se envía a la corteza cerebral. En otras palabras, la longitud del músculo se acortará y el nivel de estrés aumentará en el interior. Esta nueva entrada permite que la parte motora de la corteza cerebral “sienta” un músculo o músculo específico.

Cuando esto sucede, el siguiente paso es reducir lenta y cuidadosamente el nivel de contracciones hasta el descanso completo. Cuando los músculos se liberan gradualmente, la corteza cerebral tiene tiempo suficiente para registrar los cambios en la longitud del músculo y el nivel de contracción. Cuando los músculos están completamente relajados, hay una pausa. Es crítico para la corteza y su mapeo de la situación.

Mediante la pandiculación sistemática de todos los grupos musculares importantes, podemos reducir el nivel de tensión corporal en un momento dado. El resultado será un movimiento mejorado, reducción o eliminación del dolor muscular, mejor coordinación y propiocepción, y una profunda sensación de relajación.

Recuerde, los músculos que están tensos o retraídos están trabajando actualmente, y el trabajo requiere energía. Una tensión y una contracción excesivas significan un trabajo innecesario y, por lo tanto, una pérdida innecesaria de energía.

Pandikulací músculos involucrados en la llamada. Tres Reflejos del cerebro (la luz verde, Luz roja, trauma) pueden restablecer sus patrones de contracción de los músculos y por lo tanto obtener la liberación requerida. No continuarán afectando negativamente nuestra actitud, causando dolor y desperdiciando energía.

Hemos realizado el curso introductorio de fascial fitness en Madrid el 10 de marzo y  esta semana nos ha encantado compartir este metodo  con los alumnos de relajación postural y gimnasia abdominal hipopresiva .

ESPEREMOS QUE SEA DE VUESTRO AGRADO

video de ejemplos de fascial fitness

consumo de agua de mar- debate en antena 3

Top